Sin categoría

Emprender: ¿Una decisión entre la seguridad & la libertad?.

images
Foto: Concepto de negocio, mujer de negocios confundirse entre la seguridad y la libertad

Uno de los mayores obstáculos que enfrentan las mujeres cuando se plantean emprender su propia empresa, es el temor a perder la seguridad de un empleo o contrato de trabajo. Aunque muchas ansían tener libertad para manejar su propio tiempo, estar más cerca de su familia, hijos, parejas y amigos y distribuir sus tareas de acuerdo con su propio ritmo para dejar por fin de tener trabajos que no les satisfacen y que algunas personas hasta llegan a odiar.  Queremos dejar el rigor que impone un jefe, una fecha de entrega o una meta inalcanzable, sin hablar de las dificultades para trasladarse en las horas de mayor congestión del sistema de transporte, junto con todo el tiempo y calidad de vida que se invierte en esos traslados.

Todos sabemos el precio que se paga por ser empleado, no obstante lo pagamos a diario porque sabemos que al final del mes tendremos la seguridad de un sueldo que mal o bien nos permitirá seguir sobreviviendo sobre el planeta, al menos un mes más.

Emprender, por otro lado, representa la posibilidad de dedicarnos a hacer algo que nos hace sentido, con libertad y autonomía y en muchos casos a nuestro propio ritmo y en concordancia con nuestros ciclos vitales, talentos, habilidades y capacidades, pero también tiene un precio que no muchas personas parecen estar dispuestas a pagar; la incertidumbre, el no saber qué va a pasar, si vamos a conseguir o no nuestras metas, o si finalmente lo perderemos todo y terminaremos viviendo en la calle, frustradas y fracasadas.

Pues bien, los cierto es que, en este caso, nos enfrentamos a uno de los falsos dilemas de nuestra época; ni tener un empleo nos garantiza seguridad, ni emprender nos garantiza la libertad que pensamos. Es decir, todos sabemos que en estos días, los contratos laborales a término indefinido son una especie en vías de extinción, cualquiera de nosotros puede ser despedido o retirado de su puesto de trabajo de un día para otro sin mayores explicaciones, dando por terminada nuestra adorada seguridad. Es hora que de nos digamos la verdad, la ansiada seguridad de un contrato de trabajo hoy en día NO existe.

Por otra parte, la libertad de hacerse emprendedor es un terreno de que debemos irle ganando al miedo poco a poco. Nos hacemos libres cuando nos arriesgamos a hacer lo que verdaderamente queremos hacer, a pesar de lo que los demás piensen de nosotros, a pesar de si tendremos éxito o si fracasamos, a pesar de si al mercado le va a interesar o no con nuestra oferta de producto o servicio. Esa es la verdadera libertad  que tenemos que ir conquistando, el ser quienes realmente somos a pesar de todo y de todos.

Esta es la razón por la que la apuesta por emprender tiene mucho mas sentido y valor, porque en el camino, el precio que pagamos es convertirnos en una mejor versión de nosotras mismas y en ese camino nunca hay perdedores. El precio de emprender es vencer el miedo, y con ello ganar la libertad. Salgamos de una vez del falso dilema; ni seguridad, ni libertad, emprendemos para tener vidas más dignas, pero sobre todo para tener vidas con sentido y propósito y eso lo es todo!.

   INSTITUTO DE DERECHOS HUMANOS IXVOS

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s